Atención o Atracción: Ensayo sobre la Incertidumbre

Yo no tengo suficiente experiencia con las mujeres como para escribir una línea coherente al respecto de cómo, qué o cuándo se debe hacer algo o nada al momento de tratar con alguna de estas hermosas y misteriosas criaturas.

Más allá del típico Sé tú mismo que tanto vende Hollywood, no tengo el menor consejo o palabra alguna de aliento para quienes, como yo, sufren bajo la sombra de incertidumbre que el género femenino logra tan fácilmente crear. Es por eso que una duda llegó a mí; tarde, muy tarde. Tan tarde que ya no vale la pena responder pero lo intentaré de todos modos: 
¿Cómo puedo diferenciar si una chica se siente atraída por mí o sólo le gusta la atención que le doy?

Pienso que los hombres sufrimos más de este lado de la cerca que las mujeres si a esa interrogante nos referimos, pero no está de más decir que esa pregunta puede muchas veces ser realizada por ellas también. El caso es que es difícil para un hombre recibir atenciones, o quizá las percibamos mucho menos porque la sociedad ha enseñado que es él quien ha de cortejar o pretender a la dama y de esa manera mostrarle más atención.

Creo que para contestar esa pregunta correctamente, en la calidad de hombre de género masculino que soy, debo comenzar por olvidarla y dedicarme a desarrollar la cura del cancer o en su defecto, planificar la primera misión tripulada a Marte. Haría un mejor trabajo si me dedicara a esas tareas simples.

Quizá el problema más grande para nosotros los hombres en el ámbito amoroso sea comprender la diferencia entre Atención y Atracción. Tendemos a confundir las alegres respuestas de una mujer felizmente atendida por nosotros con atracción hacia nosotros y eso acarrea repercusiones a la glándula del cerebro que genera hormonas de ésas que te hacen sentir contento y pendejo, es decir, enamorado.

No son lo mismo una y la otra, y el problema más grande con ello es la falta de conocimiento al respecto. No creas, hermano, que todo es una trampa para tenerte amarrado y que lo hacen intencionalmente. Aunque hay mujeres de ese estilo, estoy convencido que la mayoría de ellas creen que sienten una atracción de algún tipo por ti. Se autoengañan porque ignoran esta diferencia, quieren que les gustes y racionalizan lo genial que eres con ellas para darte un puesto entre los posibles candidatos a una relación estable, pero la verdad es que no saben que sólo les gusta la atención que les das y que en los asuntos del corazón la razón está perdida.

Es algo difícil de oír pero, a pesar de que la verdad duele, como dicen por allí, mientras más rápido la sepas, más rápido podrás volcar toda tu atención a aquella que sí se siente atraída por ti. No se trata de conformarte con ella, por favor, no seas imbécil y creas eso, porque si lo haces eres tú quién está interesado en la atención que te da aquella a quien le atraes.

Creo que la única forma que, hasta ahora, he logrado usar para identificar quien ha gustado de mi atención y quien ha sentido atracción es mediante un análisis de primeros contactos. Si éstos son mutuos y constantes, estás frente a una posible atracción que podría degenerar/evolucionar en una relación.

La mejor forma de saberlo es responder a la pregunta: ¿Quién inicia las interacciones?. Si la respuesta es ambos, y no te estás autoengañando, porque sabemos que suele suceder, puedes invitarla a salir a ver si las interacciones pasan a un plano de complicidad.

[Me gusta mucho esa palabra, cómplices, para mí denota cierta intimidad que no necesariamente es sexual, pero que en sí misma puede ser una conexión casi tan profunda cómo hacer el amor, pero no tanto]

Si la respuesta es Yo puedes considerar tus esfuerzos como algo de lo cual aprender. No hiciste nada mal, ella nunca rechazó tus aproximaciones y eso es un indicativo de que cuando sientan atracción por ti, funcionará tu estrategia, es simplemente lo que llaman: incompatibilidad de caracteres.
Nadie tiene la culpa y la pérdida siempre es del otro. #AzraelQuotes
Puede ocurrir que la respuesta sea Ella y entonces deberás reconocer que el papel se ha invertido y eres tú el atendido.

Pienso que conocer la situación es vital para una aproximación, pero conocerse a uno y saber mi situación garantizará mejores resultados y ahorrará malos entendidos e incluso, corazones rotos. Esto va tanto para hombres como para mujeres, porque en nuestro desconocimiento podemos hacer mucho daño sin quererlo.

Si algo aprendí recientemente fue que lo primero, es saber quién soy y hacia dónde voy, luego podré escoger quién me acompañará. #AzraelQuotes

Creo que por ignorar ese principio, hice daño a alguien muy especial y si estás leyendo esto, sabes que es contigo y espero que sepas que tengo tiempo queriendo decirte estas palabras: lo siento.

Comentarios

  1. ...
    No hablemos de "experiencia" sino de sentido común.

    Soy fiel defensora del concepto de amistad, compañerísmo, admiración y demás en los cuales pueda figurar el intercambio natural entre hombres y mujeres. Por ello, muchas veces me he sentido afectada por mi manera de ser "espontánea" según la cual se derivan muchas de esas situaciones "confusas" que refieres. Al parecer no se acostumbra tener muestras de afecto no románticas en nuestro entorno y es realmente incómodo cuando una hace una observación, halago, felicitación, étc., a un hombre y éste se va directo a oír musiquita entre las nubes creyendo que ya una "está lista". Entonces comienza el proceso de romperle (sutil o mordazmente) la burbuja al implicado. Todo está en la forma, si me gustas, lo sabrás... lo veo como un proceso natural...

    Sin embargo eso que dices sobre su indefensión ante nuestra sociedad que los obliga a actuar primero....quedó atrás hace rato. De hecho, somos ahora las mujeres quienes solemos dejarles "la ventana" abierta a fin de que "pase con confianza"... Y si es que el mencionado no es de nuestro agrado pues, a buen entendedor...pocas puertas en la cara bastan. (malo es cuando se quedan "pegados").

    Ahora, creo que con todo respeto mi querido maestro has fallado en considerar un factor determinante (¿desviación estadística?) que viene dado por la "timidez". Como bien dices nadie quiere ser herido o rechazado y por eso son pocos quienes se atreven a decir abierta y claramente lo que piensan, quisieran o pudieran hacer, por miedo, discreción, inseguridad, étc.

    Así, ni imaginas las veces que puede estar alguien (xx ó xy) esperando que el otro le dé una pequeñita pista para lanzarse al ruedo... y a veces (muchas) ninguno se atreve y allí rodaron los dos.

    Por otra parte, no puede ser que hablar, entenderse y similares sea considerado flirteo sin base pues entonces hemos de cohibirnos de hablar, saber, compartir ratos gratos con una persona que nos "cae bién" simplemente "para evitar" herir o ser heridos.

    Si la duda se presentase, siempre he creído en que "hablando se entiende la gente" y si es si... pues si, si es no, pues no... y si es un "veamos qué pasa" pues ¡adelante! sin cerrarse puertas a primeras de cambio que aunque todos hablamos español... no todos hablamos el mismo idioma y si con una palabra te dice "vete" pero con un gesto susurra "quédate" ¿qué harías?. Considera que no siempre será negativa la respuesta.

    Malo es cuando sin querer llegar a "nada" con alguna persona, y a sabiendas de que esa persona si quisiera "algo" usas ese factor para estirar el asunto cruel e inutilmente sólo por sentir sus "atenciones".

    En fin, cosas que se dicen fácil pero que sólo "Viviendo" podremos más o menos definir (Y tienes razón en no intentar hacerlo)

    Noble eres al pedir disculpas, bien dicen que es el mejor pegamento (logra unir todo de nuevo) si las sientes necesarias.

    Con lo rico que es equivocarse... (siempre preferiré salir de dudas: "asumir está bien, pero averiguar es mejor"... a quedarme con la duda... aunque por ello tenga un callo en el corazón.

    Sólo hay que evitar los errores que impiden volver a intentarlo.

    P.D. Al comentar ¿te acoso o te atiendo?... ya me confundí.... xD

    ResponderEliminar
  2. … Guao... Bastante extensa tu intervención, y muy bien recibida :) Gracias.

    Voy a dividir tu comentario por párrafos para poder explicarme "adecuadamente":

    Párrafo #1:
    Al igual que tú, creo en la amistad entre hombres y mujeres, Aquí lo explico, y no se trata de si se puede o no ser espontáneo o afectuoso con algún amigo del género opuesto. Yo entiendo claramente que los halagos y expresiones de ese estilo se hagan entre amigos, pero son de dos tipos:

    Escasos: porque no estás constantemente refiriendo al mismo sujeto algún halago. Es decir, no todos los días le dirás lo bien que le queda su camisa, peinado o qué bien hizo su trabajo. Es algo que ocurre en momentos particulares y no deberían, en sí mismos, ser malinterpretados.

    Generalizados: no dependen del sujeto, es decir, así como halagos a uno, lo haces con todos cuando la ocasión se presta para ello y no hay “favoritismos”. Es sólo parte de tu naturaleza daditativa que comparte las bondades de cualquier persona cuando se presentan. (Ellas pueden ser constantes pero nunca con el mismo sujeto sino con todos y todas los presentes).

    Nadie debe estar oyendo musiquitas porque 1. no es siempre y 2. es con todos. Porque si una chica está constantemente halagando a un particular individuo, eso siempre se prestará a malas interpretaciones y él pendejo en cuestión, creerá que la vaina es con él. Y si ese es el caso, obviamente cualquier pensaría que ella también está interesada.

    Párrafo #2:
    No es una “indefensión”, es una expectativa social. Actualmente las cosas están cambiando pero aún se espera que el hombre dé el primer paso. Como lo explicas “somos ahora las mujeres quienes solemos dejarles 'la ventana' abierta a fin de que 'pase con confianza'”. Al abrir la “ventana” es el hombre quien debe entrar por ella, dando así el primer paso explícito. Me refiero a eso, no es cuestión de escudarse en “la sociedad me obliga” sino en entender los mecanismos que intervienen en un juego de posible “conquista”.

    Párrafos #3 y #4:
    La timidez es un factor muy delicado y no está contemplado. Es algo muy relativo porque para mí puede que enviar un mensaje sea la muestra más grande de afecto, porque soy muy tímido, y para ella eso sea algo común y por lo tanto, asumiendo que ambos nos gustamos, “allí rodamos”. Lo que realmente determinará si algo sucede o no, es conocer al otro mejor, así sabrás cuáles gestos son significativos para tomarlos en cuenta. Esto es importante incluso una vez que la relación esté establecida.

    La timidez no tiene más cura que arriesgarse.

    Continúa en el siguiente comentario, Blogger tiene un máximo de caracteres y no me había enterado

    ResponderEliminar
  3. Párrafo #5:
    Es muy importante lo que dices. Las interacciones comunes y sociales no son indicativo alguno, por sí mismas, de las intenciones trascendentales de quién las sostiene o inicia, sólo el contenido de ellas delatará esos intereses.

    Nunca se deben suspender el compartir con los congéneres por ninguna circunstancia, ningún temor debe ser más grande que lo que se aprende mediante la convivencia.

    Párrafo #6:
    Lo has dicho de manera perfecta “Si la duda se presenta... hablando se entiende la gente”. Los juegos de la ambivalencia característica de la feminidad latina y su vocabulario, es a veces tan difícil de comprender para cualquiera como contar los planetas que hay en la Vía Láctea usando el ojo. Pero todo es parte del juego de la seducción y es allí cuando ambas partes, interesadas, mueven sus piezas para encontrarse en el centro del tablero.

    Párrafo #7:
    Muy malo eso, es usar a la persona vilmente si se hace con premeditación, pero yo creo que cuando ello sucede es más por ignorancia de la situación que por malicia y puro chuleo.

    Párrafo #8:
    Tal cual, sólo la experiencia educa.

    Párrafo #9:
    Gracias :P Eran muy necesarias desde hacía tiempo.

    Párrafo#10
    Como dije una vez: Si nos vamos a equivocar, que sea intentando. #AzraelQuotes

    P.D: Jajaja Ni acoso ni atención es parte de lo enriquece esta paja. Gracias por comentarla. Un besote.

    ResponderEliminar
  4. Muy nutritiva esta conversa, la lei como tres veces antes de comentar,evaluando incluso si responder o no, porque sentí que se puede mirar de diferentes maneras. Van profundizando en algo que muchos autores, psicólogos etc, quisieran encontrar como la quintaesencia del comportamiento entre hombres y mujeres.

    El tema es que me "enganché" en el blog...

    Creo que hay varios factores para la atención y la atracción, nuestros cerebros aunque tienen los mismos órganos y glándulas, reaccionan diferente, por el solo hecho de tener sexo diferente. Pretender igualarnos para entendernos es imposible físicamente hablando, pues las hormonas, esa química interior que no podemos controlar ni siquiera con un tratamiento de cambio de sexo, es implacable.

    La Atención es consciente, es una decisión que se toma, y la Atracción es corporal, es una reacción química. Pero el tema es que genera un comportamiento social, y como tal susceptible de cambiar. De hecho ha cambiado en la sociedad por generaciones y se va adaptando a los nuevos movimientos grupales.

    Me encanta que se abra este espacio, porque es un intento por buscar respuestas adaptativas a lo que ahora emerge... por ahí me encanta la inquietud por entender a la mujer, pues antes en los 50's el Hombre como Hombre estaba en el rol de Protagonista egocéntrico, la mujer en casa, cero a la izquierda, luego en los 60's, las féminas quieren trabajar en puestos que eran exclusivamente masculinos, y en los 70's adquiere protagonismo también, pero se tergiversa en los 80's... los 2000 trajeron esa reflexión que ahora haces para entender el comportamiento femenino, solo que aún como mujeres, nos falta entender el comportamiento masculino, ahora es igual para ambos...

    MI aporte a esta rica conversa es que mientras nos querramos analizar sin buscar aquello que nos complementa, seguirán pasando las décadas queriendo atender, complacer, sin tomar en cuenta la atraccion quimica que nos permite ser complementarios. Que si bien es cierto que en un momento fue bueno que el hombre iniciara un movimiento, ahora es tiempo de observar que la mujer en general tiene miedo aun de explicitar ese primer movimiento, por razones antiguas.

    He allí el que pareciera que es más complicado ahora entablar una "amistad" que nos conduzca (sin interpretaciones erróneas) a comunicar un poco más directo, en una danza, esa atracción que el cuerpo siente cuando se encuentra con el otro.

    Tal vez mi propuesta sea que aprendamos más a leer el cuerpo, y verificar con el verbo antes de lanzarnos a ese movimiento...

    Me encanta esa de "si nos vamos a equivocar, que sea intentando...

    ResponderEliminar
  5. ... De nuevo: Guao... Gracias por este comentario :)

    Al igual que tú, tuve que leer varias veces todo lo que aportas para poder tener una opinión medianamente "formada" al respecto de este misterioso tópico que son ustedes, las mujeres, para mí. También pensé en quizá no responder porque has dicho todo muy bien.

    Creo que debo destacar dos puntos muy claves en tu intervención:

    1. La observación sobre la Atención como decisión y la Atracción como química:
    No podría estar más de acuerdo, uno escoge a quién atender pero no por quién sentirse atraído. Y es allí dónde el problema se acentúa para quién busca conquistar (sea hombre o mujer).

    Conocer sí sus esfuerzos están rindiendo frutos y están multiplicando una atracción ya presente o si están condicionando al sujeto de interés mediante, lo que en psicología se conoce como, Condicionamiento Clásico alterando así su comportamiento mostrando más agrado del acostumbrado - lo que es en sí mismo, quizá, una estrategia para algunos. Creo que es muy poco efectivo -.

    Identificar eso es muy clave para saber qué otra decisión tomar a partir de allí: insistir o desistir.

    No espero sostener ninguna verdad en este tópico porque no conozco el tema y mi sentido común o experiencia no son suficientemente bastos como para dar luces al respecto.

    Sólo puedo plantear preguntas que quizá algún día tengan respuestas.

    2. Leer más el Cuerpo, Confirmar con el Verbo:
    Cuánta verdad hay en tan pocas palabras. Creo que necesito un manual de esto. Y también de expresión corporal para mostrar interés, porque allí todos necesitamos algo de ayuda.

    Gracia, una vez más, por tu comentario, muy bueno y enriquecedor y por "engancharte".

    P.D: Si quieres seguir enganchada, probablemente no quieras leer más nada jajaja

    ResponderEliminar
  6. Jajaja, gracias, me encanta observar el comportamiento humano, creo que ahora voy a estudiar psicología y luego antropología jajaja... ah! y no necesitas manual, solo sigue el movimiento :-) es algo natural que emerge.. luego lo razonas un poco y verificas...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

9 Indicadores de que Tu "Mejor Amigo" Quiere Contigo ¡Mujer!